Press

Fundación Pro Alvear sigue cumpliendo sueños

foster

foster

Eduardo Castex (C) – La Fundación Pro Alvear está visitando escuelas pampeanas y entregando donaciones a los distintos establecimientos educativos. En esta oportunidad fueron las escuelas de Chamaicó, Ingeniero Foster y La Maruja, las que recibieron los materiales didácticos, educativos y de entretenimiento de manos de esta institución sin fines de lucro, la que emprende su 11º aniversario de camino solidario. Su presidente, Juan Pepa de Intendente Alvear, comenzó con esta iniciativa coordinada por sus padres, en esta localidad del norte de La Pampa.

Precisamente Silvia, la madre de Juan, en diálogo con La Reforma nos decía que ‘en nuestra sede comenzamos en el mes de marzo con los diversos talleres. Son unos 20 grupos que abarcan edades desde los 5 años hasta adultos mayores como jubilados o pensionados, que son los que nos acompañan hoy en estas entregas y están encantados. En el presente año tenemos dos cursos nuevos que los dicta un profesor de Santa Rosa; uno es el uso de herramientas y otro de informática‘.

Ya son 28 las escuelas provinciales que apadrinan, “con mucho esfuerzo porque se necesita mucha logística y requiere mucho trabajo”, afirma Silvia. “No quiero dejar de mencionar a una persona que desinteresadamente está permanentemente colaborando, se trata de Ricardo LLanos, propietario de Expreso Alvear‘, agrega Silvia.

Objetivos de la Fundación

Juan Pepa es el presidente de la Fundación Pro Alvear, aunque actualmente reside en Londres pero se encuentra haciendo un posgrado en Estados Unidos. Su intención, asegura su mamá e integrante activa de la Fundación, es volver a La Pampa y “achicar la brecha en la parte digital”. “Nuestra sede es Alvear, pero nos extendimos a muchas localidades y tratamos de acondicionar las escuelas con computadoras e impresoras. Además les dejamos metegoles, mesas de ping pong, juegos de mesa; montamos talleres de carpintería, laboratorios de ciencia y otras cosas. Siempre decimos que nosotros recibimos más de lo que damos y nos provoca mucha emoción, vivimos al borde del llanto porque la calidez de los niños es inmensa. No tengo ningún título, sólo soy una trabajadora junto a Daniela y Carina que son dos topadoras y capacitadoras de este centro; nos metimos en esto tan lindo que es la solidaridad y estamos muy contentos”.

Al decir de sus dirigentes, esta fundación “no tiene techo, porque van a ir visitando todas las escuelas de esta provincia que puedan y seguirán colaborando como hasta ahora.

Tanto en Chamaicó, Ingeniero Foster como en La Maruja, los docentes, alumnos y padres de los chicos recibieron a los integrantes de la fundación de una manera muy cálida y afectuosa. Fueron muchas las donaciones que dejaron en su visita como computadoras, herramientas, jugos didácticos y de mesa, elementos para una murga, equipos de música, guitarras, amplificadores y muchos juguetes.

Fuente: La Reforma