Prensa

FUNDACION PRO ALVEAR APADRINO ESCUELAS – Dos más en el Oeste Pampeano

Como continuación de un plan de acción iniciado el año pasado, otras dos Escuelas Hogar del oeste pampeano fueron beneficiadas por la Fundación Pro-Alvear que donó elementos recreativos, didácticos, y de computación, para el uso de los alumnos que a ellas concurren.

En esta oportunidad los establecimientos educativos visitados fueron los de Puelches y Gobernador Duval, distantes 446 y 532 km de de esta localidad, respectivamente.

Hasta allí se trasladaron Jorge y Silvia Pepa, dos de los directores de la Fundación, padres de Juan, el fundador y presidente de la entidad que reside en el exterior.

Con éstas, totalizan ocho escuelas hogar en el oeste, más tres de este tipo ubicadas en el norte provincial, las que han sido apadrinadas por la ONG.

En todos los casos, llegan hasta las mismas con elementos necesarios, conforme los criterios que se compatibilizan con los directivos responsables de los establecimientos educativos. El vínculo previo se estableció con la coordinadora de zona Ana de Soto.

En esta oportunidad, se entregaron juegos de interior, como mesas de metegol y de ping pong y de exterior, como toboganes, hamacas y subibajas. Material didáctico, literatura y elementos para Laboratorio de Ciencias. También computadoras, instaladas en red e impresoras.

En ambos casos, las autoridades educativas dispusieron la realización de sendos actos de bienvenida, al que asistieron no sólo alumnos y docentes. También asistieron padres, vecinos y autoridades comunales.

En ambos casos, Silvia Pepa, hizo uso de la palabra para relatar brevemente la historia de la Fundación Pro-Alvear, una entidad inspirada en el objetivo de apoyar, fundamentalmente, a la educación de los niños de La Pampa.

Al mismo tiempo, explicó que el motivo de las visitas que no es otro que el de “apadrinar” escuelas para iniciar un vínculo que va más allá de entregar regalos, “es iniciar una relación de amistad que permita superar las distancias y que así puedan compartir con otros chicos de La Pampa y el mundo las vivencias particulares de cada comunidad, por pequeña que sea” señaló.

Recordó que en una escuela que visitó leyó una frase que resumía perfectamente esta idea.

Esta decía: “Mucha gente en lugares pequeños, haciendo pequeñas cosas, pueden cambiar el mundo”.

Para ello, recalcó, “es necesario el conocimiento y la educación. Y, para facilitar en lo posible el logro de ese objetivo, la fundación trata de ayudar la labor que, en tal sentido, realizan los esforzados docentes del oeste pampeano”.

Silvia Pepa, para finalizar, dejó esta reflexión: “Nunca será largo el camino que te conduzca a un amigo”.

Fuente: Homero Digital