Prensa

FUNDACIÓN PRO-ALVEAR EN CHACHARRAMENDI Y CHOS MALAL

Fundación Pro-Alvear comienza su travesía solidaria el pasado jueves 10 del corriente, en marcha hacia Chacharramendi en donde los esperaban alumnos de la Escuela N° 176 a cargo de la alvearense Mónica Andrini, personal docente, autoridades locales y los padres de los niños.

Luego de unas afectuosas palabras por parte de docentes y autoridades de Fundación Pro- Alvear se procedió al corte de cinta, haciendo efectiva la donación de Juegos de parque infantil, laboratorio de ciencias, materiales didácticos para las áreas especiales de Tecnología Agropecuaria (Carretilla, Palas, Rastrillos, Mochilas para Fumigar, Mangueras, Juegos de Jardinería, Asada, Escobilla); Educación física (Carpas, Pelotas de Fútbol, Voley, Softbol blandas, Jabalina ); Actividades prácticas (Lijadora, Pirograbador, Engrampadora, Taladro, Sierra Caladora, Barniz ,Cola de Carpintero, Pinceles, Lijas, Pitones y Tarugos, Aguarrás, Pinceles artísticos y escolares, Acrílicos de Colores, Pistola de silicona, Barrita de silicona, Parafina en gel, Parafina en plancha, Panes de Jabón de coco, Panes de Jabón de glicerina, Pabilo, Colorantes para velas y jabones, Moldes para velas y jabones, Esencias para velas y jabones, Desmoldantes, Cartón corrugado de colores, Tules de colores varios, Cinta de tela colores varios, Gibre en polvo de colores); Educación Musical (Grabador, discos compactos).

Luego procedieron a compartir un exquisito desayuno con los alumnos.

El-Norte

Al culminar se realizó una visita al Boliche de Feito, Pulpería en la cual en su época habría compartido tertulias Juan Bautista Bairoleto, pudiendo apreciar la historia del lugar en todo su esplendor.

Emprendieron viaje retomando la ruta Provincial 20 “Conquista del Desierto”, llevándose una grata experiencia.

El día viernes al alba comenzaron el viaje hacia la Escuela N° 260 de Chos Malal, los esperaba un largo y arduo camino, pero ningún lugar está lejos si existe el deseo y la voluntad de estar.

Al llegar ya se podía apreciar el calor humano, el cariño de los chicos y la dedicación que les brindan sus docentes.

Comenzaron con una visita por el lugar, sus hogares, sus costumbres. Allí en el medio de la llanura pampeana, una escuelita con cuatro maestros.

El director Rubén Leguizamon proveniente de Santa Rosa, “Joselo” el profe de educación física y dos hermanas Romina Carripilon y Belky Zárate maestras de grado, oriundas de Santa Isabel. Ellos son los encargados de recoger todos los días los chicos en sus casas y llevarlos nuevamente.

“No es fácil dejar la familia”, reconocen. Pero la vocación realmente es grande, se puede ver a simple vista.

Permanecen entre 20 y 25 días sin volver a sus hogares, trabajan hasta los días sábados para así poder juntar días para tomarse una semana ya que las distancias son largas.

El objetivo de Fundación Pro-Alvear fue llevar: Aros de gimnasia, Colchonetas, Bala de hierro, Jabalina, Saltometro , Bicicletas, Cajas de fribrofácil, Tiras Autoadhesivas, Juegos didácticos y Juguetes, Literatura infantil, Calculadoras, Mesa de ping pong, Metegol, Máquina de fotos, Equipo de música, Pinceletas, Temperas, Acrílicos, Plastilinas, Goma Eva, Brillantinas, Plasticolas de Colores, Juegos de Parque Infantil , Pistola de silicona, Barrita de silicona, Barniz, Colorantes para Barniz, Aguarrás, Soga Elástica y soga, Bolsas de Golosinas, Computadoras.

Luego de una extensa caminata por el lugar, compartida por el personal del colegio, alumnos y la gente de la fundación, visitando la zona de Piedras Coloradas donde se pudo observar pinturas rupestres, compartieron un delicioso almuerzo.

Llego la hora de las palabras, un momento muy emotivo, los agradecimientos por parte del director como así también en las palabras de una de las madres. Luego en Silvia Pepa representando a Fundación Pro- Alvear acompañada por integrantes de la misma.

La hora de la despedida llego, y con ella esas ganas de quedarse un poco más, se hace tan ameno compartir con ellos que el deseo de volver no se hace esperar.

Emprendieron viaje nuevamente hacia Intendente Alvear, pero esta vez escoltados por un grupo de niños en sus flamantes bicicletas, saludando y agradeciendo.

Fundación Pro-Alvear agradece a personas como Mario Abons que para hacer entrega de los materiales donados, tuvo que sortear quedarse encajado quince veces, no obstante ello mostró siempre su mejor predisposición y humor.

Fuente: El Norte en Movimiento